La posición tan intransigente que propone el ejecutivo, si no sos mi amigo sos mi enemigo, provoca un intercambio de camisetas muy útil para el análisis, formándose dos polos, lo que seria prospero en el sentido de la construcción solida de oposición, si esta fuera constructiva. Cuando hablan de lealtad partidaria, no es mas que pretender forzar a los legisladores a votar lo que quieren algunos. A mi entender es correctisimo, que cada legislador, según su criterio, su pensar, y el de sus representados, tenga la opción de decidir sin ser llamado traidor, siempre que ponga los intereses generales por delante de los propios, en post del bien común.

Anuncios