El glifosato es el primo hermano del agente naranja que usaron en Vietnam, acá riegan cerca de colegios, ríos, etc.  como si fuera agua bendita. Bendita por el aumento de los márgenes de ganancias que otorga ya que como herbicida mata todo lo que compita contra la siembra transgénica aumentando el rinde casi al 40% más.

Lo llamativo es que a sabiendas de su toxicidad, conociendo su potencial de daño gobiernos completos le rinden pleitesía, principalmente claro está que son aquellos que se subrogan al poder del dinero, aquellos que matan a la madre por poder. Es hora de poner fin a estas administraciones que anteponen sus bolsillos a el bienestar de su gente, el tiempo es hoy y es con tu voto. 

Anuncios