Comenzando este año, el Premio Nobel de la Paz Barack Obama aprobó la Ley de Autorización de la Defensa Nacional, “National Defense Authorization Act” (NDAA), que deja en absoluta indefensión a los ciudadanos estadounidenses. Una ley que ha sido muy controvertida y a la que el movimiento activista Anonymus le declaró desde el principio un guerra abierta contra todos los congresistas que apoyaran dicha iniciativa. A pesar de ello, la ley acaba de ser aprobada. La ley supone que cualquier estadounidense, en cualquier lugar del mundo, puede ser detenido por una autoridad militar, sin que se le especifique los cargos que se le imputan ni el tiempo de detención, basándose en tan sólo una sospecha de terrorismo. Como la “interrogación” y “persecución de sospechosos” también carece de límites legales, la tortura está garantizada y lo está legalmente. Por supuesto, las asociaciones de activistas y abogados defensores de las libertades civiles, han puesto el grito en el cielo y han acusado a la administración Obama de aceptar una medida propia de países dictatoriales, países por cierto que esa administración Obama ataca con el “pretexto” de “defender derechos humanos”. Toda una falacia y una brutal hipocresía. Con esta nueva ley, el movimiento Occupy Wall Street, tendría los días contados porque los manifestantes podrían ser detenidos, encerrados en “campos de detención”, acusados como terroristas potenciales o “sospechosos” y condenados sin juicio ni abogado.

fuente http://ciberculturalia.blogspot.com/2012/01/barack-obama-aprueba-la-ley-del-terror.html

Anuncios