[13/06/2012 | 17:52 ] Otra vez los chicos de las escuelas públicas de Vicente López corrieron el riesgo de que su salud se viera afectada debido al mal estado de los alimentos que llegaron a los comedores escolares, lo que se pudo evitar gracias a la intervención de los docentes, personal auxiliar de las escuelas y los padres.

La situación no es nueva: ya en el mes de marzo se pretendió servirles a los estudiantes queso con moscas, dulce de leche con moho, pan crudo y hasta con excremento de ratas y yerba mate y té de barrido (solo polvo), lo que fue constatado por la Dirección de Bromatología y Zoonosis del municipio y motivó la correspondiente denuncia en la fiscalía de Vicente López por parte de los directivos, cooperadoras y de Suteba.

En esta oportunidad, fueron la escuela primaria Nº 4 y el Jardín de Infantes Nº 910 de Villa Adelina, entre otras instituciones, quienes los días 28 y 29 de mayo respectivamente fueron perjudicadas con el envío de la mermelada de durazno marca “Época”, distribuida por la empresa Teylem S.A. (perteneciente al Grupo L).

Ante el color oscuro y el olor nauseabundo que presentaba el producto, el personal docente de ambos establecimientos labró las actas correspondientes, solicitó la presencia de la Secretaría de Bromatología y de la Fiscalía con el propósito que recolectaran muestras para el análisis y notificó del hecho al Consejo Escolar para que se hiciera presente y constatara el estado de los alimentos.

La responsabilidad del Consejo Escolar – presidido por Silvia Romero (PRO) que se encuentra de licencia desde abril, cuando se realizó la primer denuncia por el mismo motivo- en la provisión de alimentos a las escuelas es decisiva, ya que es quien selecciona y debe controlar a los proveedores, a los que se le abona con el dinero enviado por la provincia de Buenos Aires.

La respuesta del Consejo Escolar sorprendió a las escuelas, ya que se les indicó que por orden del Director de Educación Municipal, Ludovico Grillo, debían llamar a la empresa distribuidora para que les cambiara los alimentos. Como es sabido, tanto el Consejo Escolar como las escuelas públicas dependen de la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires; por lo tanto, Grillo, funcionario nombrado por el intendente Jorge Macri, no tiene ninguna injerencia en las instituciones escolares, a excepción de los jardines municipales; en cambio, quien debe intervenir en estas situaciones es la Jefatura Distrital, dependiente de la cartera provincial de educación.

El análisis realizado por la Dirección de Bromatología municipal, reveló lo que se podía comprobar a simple vista: que las perforaciones de las tapas de los envases de la mermelada no habían preservado su estado, ya que como lo corroboró la doctora Ciak, perteneciente a la Federación de Cooperadoras, se limitó a realizar un examen microscópico y no efectuó el cultivo y el estudio bacteriológico que corresponden en estos casos.

La secretaria general de Suteba Vicente López, Marina Mapelli, se presentó en las escuelas acompañada por una escribana, quien tomó fotografías de los productos y verificó su mal estado. Con estos elementos la comunidad educativa amplió la denuncia realizada en abril en la fiscalía.

 Fuente: (www.zonanortediario.com.ar)

Anuncios