Con el apoyo de siete aliados, y el de un integrante del interbloque del PJ disidente para el quórum (el fueguino Jorge Garramuño), el kirchnerismo aprobó ayer en el Senado el proyecto para disolver la Secretaría de Inteligencia y crear una nueva Agencia Federal. La sesión, presidida por Amado Boudou, se desarrolló con la mitad del recinto semivacío: de los opositores únicamente asistió el Peronismo Federal, que rechazó la iniciativa. Hubo 38 votos a favor y 7 en contra.

El oficialismo lo tratará hoy mismo en Diputados, en un plenario de comisiones en el que buscará emitir el dictamen, para darle sanción el miércoles 25.

El Frente para la Victoria (FPV) sudó grueso para conseguir el quórum necesario para iniciar la reunión. La mayoría la garantizaron la senadora por el Movimiento Popular Neuquino (MPN), Lucila Crexell -quien además votó a favor del proyecto-, y sorpresivamente también por el fueguino Jorge Garramuño, quien coquetea con un pase al Frente Renovador. Con los votos propios y el de Crexell, alcanzaron los 38 positivos contra 7 en contra, todos del Peronismo Federal, el único espacio opositor que participó de la sesión.

Senado1

Anuncios